La cadena de ludotecas infantiles Pompitas comienza a conceder franquicias

Dos de cada tres niños de 1 a 3 años no están aún escolarizados en España, según datos de la OCDE

Si bien esto nos sitúa entre los países más elevados de la Unión Europea (con un 30,7% frente a un bajísimo promedio del 4,3%), arroja que 2 de cada 3 pequeños necesita un lugar en el que permanecer mientras sus progenitores están fuera de casa por motivos laborales.

La oportunidad de negocio parece clara: si el emprendedor/inversor interesado en este sector valora el que una oferta diferenciada, como la de Pompitas, puede ayudarle a llegar a ese 69,3% de niños y niñas sin escolarizar, y que constituyen, a priori, su mercado.


Como dictan las normas éticas del Código Deontológico Europeo de la Franquicia, que hablan de tres establecimientos y dos años de actividad, o viceversa, para que una empresa pueda empezar a conceder franquicias de su concepto de negocio, la cadena de centros de ocio y desarrollo infantil para niños de 1 a 3 años Pompitas comienza a seleccionar emprendedores y/o inversores interesados en su original propuesta.

 

"Se trata de una opción diferente a las escuelas infantiles y más adaptada, tal vez, a las necesidades reales de los padres de hoy en día", explica David García Morán, creador de esta cadena de ludotecas, que aúnan varias facetas del ocio y el desarrollo infantil en un solo centro y que cuenta con unidades operativas abiertas en Madrid y Castilla-La Mancha.

"En las escuelas infantiles el pequeño tiene que permanecer obligatoriamente en su interior un mínimo de 7 u 8 horas, pues no se le puede recoger “a demanda".

Por lo tanto, el servicio que ofrece un centro Pompitas –con un trato de calidad hacia los “peques” gracias a una metodología propia– es más flexible y una auténtica alternativa para los casos como el de una pareja, cuyos dos miembros trabajan fuera de casa pero que puede compatibilizar en parte sus horarios o contar con la ayuda de unos abuelos o similar, que solo precisa que su pequeño permanezca a resguardo, con otros niños, bien cuidado y entretenido durante unas determinadas horas.

"Mientras que las escuelas infantiles ofrecen otro tipo de servicio, más basado en su proyecto educativo, la ludoteca ofrece flexibilidad", argumenta David García Morán.

"Esto es cuidado del niño por horas, y aunque no tenemos un proyecto educativo marcado por las normas ministeriales, sí marcamos una rutina a los pequeños y creamos en ellos el germen para que desarrollen en familia unos hábitos cotidianos sociales, de higiene, de alimentación… Con nosotros aprenden normas de socialización básicas, pero jugando que es como aseguran los psicopedagogos que deben hacerlo los niños".

Los candidatos a franquiciado de Pompitas deben ser personas de espíritu joven, emprendedor, abierto. "Han de ser respetuosos con el concepto por el que apuestan y colaboradores, atentos a una formación continua y, sobre tod,o deben tener mucha ilusión por trabajar con niños y conocer la gran responsabilidad que ello conlleva. En definitiva, deben ser candidatos vocacionales. No todo el mundo puede dedicarse al ocio y desarrollo infantil, aunque a veces se disponga incluso de titulación necesaria", concluye David García.

No es imprescindible la experiencia, ya que la central forma a todo su personal en las diferentes áreas del negocio, merced a un equipo amplio de profesionales que atiende y cuida a todos los nuevos miembros de la red.